Intentando dejar de ser un fumador para convertirme en un corredor

Publicación2

Gran mañana la de ayer con la participación en la 3ª edición de la San Silvestre del Vendrell. Nervios, emoción, incertidumbre, alegría, satisfacción… son algunos de los términos que ayudan a definir las sensaciones vividas. Una vivencia que ha valido la pena puesto que he podido recoger la recompensa a todo el esfuerzo y sacrificio invertidos en los últimos dos meses, y que me han permitido cumplir el objetivo de cubrir los 5 km de la carrera, y hacerlo, además, con un tiempo que ni en el mejor de los casos hubiera imaginado: 30 minutos 27 segundos (tiempo oficial), ó 30 minutos 16 segundos (tiempo real).

Un día que se podría resumir con la imagen que abre este artículo, con dos fotografías separadas por poco más de dos meses de tiempo. Ya sé que es difícil pero juguemos: ¿podéis encontrar las ocho diferencias?  

Amanece (que no es poco)

Con los nervios propios de lo que me tocaba vivir despierto por culpa del temporal de viento que azotaba el litoral mediterráneo. Salgo a la calle para tomar contacto con la meteorología y compruebo que hace sol, pero el vendaval es de consideración, y hasta llego a pensar que igual se suspende la carrera.

Tras un desayuno ligerito me disfrazo de corredor y nos vamos el Biel y yo hacia la zona del circuito, donde ya está todo dispuesto para que tanto los más pequeños como los más grandes puedan dar rienda suelta a sus ganas de correr. El viento, muy presente y molesto, no impedirá que la San Silvestre se celebre.

1477829_694715340560291_153598451_n

Pequeños grandes corredores

Inscribo al Biel (categoría ocho años), recojo mi dorsal (el 4901) y al poco se da la salida para los más pequeños. Un trayecto de unos 600 metros aproximadamente que recorren unos diez niños. Intento aconsejar al Biel: “no salgas a tope, regula, dosifícate…”. Evidentemente, no me hace ningún caso, pero hace un gran papel y termina en cuarta posición.

Biel

Biel 3

¡Glups! ¡Esto va en serio!

Falta poco para el inicio de los 5 kilómetros. Unos 200 participantes en la prueba realizan los últimos ejercicios de calentamiento. Saludo a algún que otro conocido y comienzo a trotar suavemente para desentumecer las piernas. El viento sopla fuerte y se hace muy molesto, pero la gente continúa a lo suyo. Por un momento pienso “Dios mío, ¿qué hago aquí?” al encontrarme ante tanto corredor de verdad, tengo un principio de ataque de pánico y me entran ganas de salir corriendo. Total, ya llevo el uniforme necesario. Pero hago de tripas corazón y permanezco allí, como un machote, solo ante el peligro. Tiruriruríiii…

 IMG_8037

Corredores, cuenta atrás”, dice el spiker por megafonia y todos comienzan a ocupar posiciones para la salida, y ahora sí que me acojono de verdad y grito un “¡¡¡Mamaaaaaaaaa!!! que o bien nadie escucha o bien a nadie le importa. Y yo, tímido como soy, prefiero quedarme de los últimos, no vaya a ser que moleste y mi lentitud acabe provcando la caída de alguno de los que corren en serio. Tres, dos, uno… y ¡adelante!

IMG_8046

IMG_8061

Kilómetro 1: toma de contacto

El grupo sale despavorido, excepto los que ocupamos el furgón de cola. He seguido el consejo que de pequeño me daban a menudo: “Hijo, en las concentraciones multitudinarias, intenta no molestar”. Y eso es justamente lo que he hecho. Me he situado el último deliberadamente, con premeditación y alevosía, con el objetivo de evitar la tentación de intentar seguir el ritmo de los que ocupaban la parrilla de salida.

Aunque confiaba en mis fuerzas, no quería arriesgarme a salir más espitoso de la cuenta y acabar abandonado en una cuneta al poco de comenzar la carrera. Finalmente, mi estrategia ha sido la acertada, y durante el primer kilómetro me he limitado a correr con un trote suave, a mi ritmo, casi casi a la altura del coche escoba.

IMG_8063

IMG_8060

Pero la novedad de la participación en una carrera, el cruzarte y saludar a la familia que estaba allí mismo, el ver cómo los auténticos corredores ya encaraban el segundo kilómetro cuando yo aún no había completado la mitad del primero, el ir pendiente de unos corredores que iban delante de mi y parecían llevar un ritmo adecuado para mis intereses y capacidades, y la preocupación por las rachas de viento que de vez en cuando intentaban sacarme del carril han sido distracciones suficientes para completar los primeros mil metros sin apenas darme cuenta.

Y con el depósito de combustible en buenas condiciones.

IMG_8066

Kilómetro 2: no vamos mal, pero ahora viene uno de los peores tramos

Enfilamos el segundo kilómetro conservando el ritmo del primero. Como hoy he corrido sin música no he podido evitar comenzar a tararear la canción “Corre, corre” de Leño (“corre corre corre que te van a echar el guante”), una melodía que contrarrestaba con el mantra “tranqui chavalote y no te embales, que todavía no has cubierto ni la cuarta parte del recorrido. Y sobre todo no hagas el ridículo, que por aquí hay gente que te conoce”.

IMG_8070

IMG_8081

Poco a poco el grupo se ha estirado, y en el furgón de cola nos hemos quedado únicamente aquellos que, más o menos, conservaríamos esa posición hasta el final. El recorrido, habiendo dejado ya atrás a familiares, amigos y otros espontáneos se ha hecho más solitario, con el agravante, en determinados momentos, de las rachas de viento que azotaban con furia. Así, no sin esfuerzo, he conseguido superar el segundo kilómetro, y entrar en otro de los tramos conflictivos, el tercer kilómetro.

IMG_8084-cr

Kilómetro 3: ¿qué hace un carca como tú en un sitio cómo este?

La mayor parte del tercer kilómetro transcurre por calles paralelas al Paseo Marítimo de Coma-ruga por el interior. En este tramo en concreto apenas había público, y el viento continuaba siendo muy molesto. Me he acordado entonces de “La soledad del corredor de fondo”, de Alan Sillitoe, una de las grandes obras de la literatura inglesa del siglo XX, y he pensado que debía ser algo similar a eso: un entorno desapacible, una distancia por delante, y la incertidumbre respecto a los dos kilómetros que en aquellos momentos eran todo mi porvenir y mi futuro más inmediato.

Pero justo entonces, cuando atravesaba la peligrosa fase de reflexiones pseudo-filosóficas he descubierto que estaba ya a tan solo a unos cien metros de encarar el tramo del paseo marítimo, paralelo al mar, y por donde discurrían los dos kilómetros finales.

Kilómetro 4: dos maratonianos me animan

Ver el mar y pisar el territorio en el que tantas veces he salido a correr ha sido como un cargamento extra de combustible. Físicamente me ha sorprendido lo bien que me sentía al terminar el tercer kilómetro. He conseguido mantener mi ritmo pausado, aunque un vistazo al Endomondo me ha chivado que mi promedio era de unos 6 minutos por kilómetro, es decir, más rápido de lo que había ido nunca.

Como iba en el radio de influencia de un grupito de corredores con un ritmo similar al mío, y me encontraba bastante cómodo y entero físicamente, he decidido mantener ese promedio.

En cuanto he comenzado a correr junto al mar, sabiendo que ya solo me quedaban dos kilómetros para completar los cinco del recorrido he tenido la firme convicción que la San Silvestre sería mía. Y más aún cuando he recibido los ánimos de dos maratonianos: uno, el Pere Sallent, al cruzarme con él en uno de los tramos con vía de ida y vuelta. Y el otro, Ignasi Forcada, que desde el balcón de su casa me ha visto, me ha soltado cuatro gritos interesándome por mi estado y me ha animado a seguir adelante.

Y así, casi sin darme cuenta, he cubierto otro kilómetro, el cuarto, encontrándome muy bien físicamente y ya con la satisfacción del deber cumplido.

IMG_8089

Kilómetro 5: pies ¿para qué os quiero?

El último kilómetro ha sido ya una delicia. Lástima del viento, que continuaba haciendo de las suyas y obligaba, en algún tramo, a buscar el resguardo de la pared. Al margen de eso, viendo ya la meta en lontananza, y satisfecho como estaba no solo de estar a punto de completar los cinco kilómetros, sino de hacerlo sin apenas haberme fatigado, sin sensación de cansancio o asfixia, todo ha sido ya coser y cantar… digo correr y cantar.

IMG_8109

26-12-2013-San Silvestre

Incluso viendo que ya estaba a punto de acabar me he permitido el lujo de subir el ritmo y acelerar hasta entrar en meta, un sprint en solitario (bueno, a cualquier cosa le llaman sprint) pero que el cuerpo me pedía, y que me ha llevado a correr el último kilómetro en… ¡¡¡5 minutos 14 segundos!!!

26-12-2013-San Silvestre promedio

1525191_694774367221055_2079478348_n

IMG_8115

IMG_8116

Conclusión

Ha sido una gran jornada. Después de los días de hospital, de los dolores de piernas, del tiempo invertido en salir a caminar y después empezar a correr desde cero, de los madrugones y las carreras por la playa de madrugada, hoy ha tocado recoger el fruto de lo sembrado.

He llegado en el puesto 177 de 197 participantes. Es evidente que, visto así, no es una gran clasificación. Pero para mí sí lo es. Y más aún si pienso en el tiempo realizado: 30 minutos y 26 segundos, cuando estaba convencido de que no sería capaz de bajar de los 35 minutos como mínimo. Y, sobre todo, si pienso en dónde me encontraba hace apenas un par de meses.

diploma

Clasificacion

Completar los 5 kilómetros ha significado conseguir un objetivo, superar un reto. Cerrar una etapa y abrir otra, porque a partir de ahora de lo que se trata es de consolidar esa distancia y comenzar a entrenar para alcanzar otra: los 10 kilómetros. Poco a poco. Pas a pas.

También ha sido un placer correr esta San Silvestre, y es de justicia felicitar a los organizadores (Runners del Vendrell y Patronat d’Esports del Vendrell) por el esfuerzo realizado, por la organización de la prueba, por la amabilidad mostrada en todo momento pese a las dificultades del día (un viento muy muy muy molesto que lo hacía volar todo), los ánimos de los voluntarios situados en los diferentes puntos de la carrera… Una organización, en resumen, que se merece un gran aplauso.

IMG_8119

IMG_8124

En fin, una gran San Silvestre que espero volver a repetir el próximo año. En este enlace encontraréis una recopilación de fotografías.

Y, por supuesto, no quiero dejar de agradecer al tabaco el que me haya permitido vivir un día como este.

“Cosas que pasan si dejas de fumar y te pones a correr”

Y ahora, una porción de la que habría sido banda sonora de hoy.

Anuncios

Comentarios en: "San Silvestre del Vendrell: un día muy especial" (6)

  1. […] de la San Silvestre del Vendrell del jueves me tomé tres días de descanso, siendo la de hoy la primera salida que hacía desde […]

  2. […] menos a los puntos. Cada vez lo noto más lejos de mi anatomía, y al menos me permitió correr la San Silvestre del 26 de diciembre. Después pareció haber encontrado alguna oferta de vacaciones para Navidad porque, durante unos […]

  3. […] de mis mejores sesiones, estaban en 4,40 min/km y 4,11 min/km (el 2 de enero). Y si hablamos de la San Silvestre del Vendrell, mi punta de velocidad de aquel día fue de… ¡5,08 min/km! Oséase, que yo creo que la mejora es […]

  4. […] El primero el de los 5 km. Mi registro hasta ahora era de 30 m. 26 s, conseguido justamente en la San Silvestre del Vendrell. Y hoy he conseguido rebajarlo en la friolera de… agarraros… ¡¡¡6 segundos!!!, dejándolo en […]

  5. […] Érase una vez que se era un individuo bastante parecido a mi que un buen día, hace ya cinco meses, decidió dejar de fumar para ponerse a correr. Sin prisa, pero sin pausa, fue acostumbrando a su cuerpo a recuperar ese hábito tan infantil de poner una pierna delante de otra e ir devorando distancias. Y fue así, poco a poco, como consiguió apuntarse un día a una carrera de 5 kilómetros y, lleno de emoción, ser capaz de acabarla. […]

  6. […] del pasado miércoles, histórica donde las haya, más que aquella (prehistórica ya) de los primeros 5 km. de la San Silvestre. Y más también que la de los primeros 10 km. de hace bien […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

TICs y Formación

Blog personal de Alfredo Vela , en él encontrarás información sobre Social Media, Marketing, Formación y TICs, sobre todo en formato de infografía.

loqueveomientrascorro

Lo que veo y que tú deberías ver también.

BLOGMALDITO RUNNING PUB

RUNNING PARA ADICTOS DESDE BARCELONA HACIA EL INFINITO

SIEMPRE CORRIENDO

El blog oficial de todos los que corremos

RUNNERS TARRAGONA

I RUN DO YOU?

De Vago a Runner

Los vagos también pueden correr...

De fumador a triatleta.

20/01/2010 el día de un gran reto. En el futuro...muchos más.

A %d blogueros les gusta esto: