Intentando dejar de ser un fumador para convertirme en un corredor

 



DSC00491 - copia
El lunes, es decir, 10 días después de la gran sesión del 17 de enero, volví a estar “on the road”. Y aunque no en las condiciones que hubiera querido –es decir, corriendo y machacando las zapatillas- al menos pude volver a utilizar el Endomondo, a cubrir distancias y a calcular tiempos.

Durante los diez últimos días he dado un respiro a mi pie izquierdo (por cierto: ¿no había una película con ese título?). Durante este periodo he visitado al médico, me han hecho alguna radiografía y todavía tengo pendiente alguna visita más. Mientras tanto, y siguiendo el consejo de quien sabe más que yo de estas cosas, decidí abrir un paréntesis en mi evolución corredora y dejé de salir a correr durante un tiempo prudencial.

El resultado de este parón ha sido más o menos satisfactorio, ya que los dolores han perdido bastante intensidad, aunque sin desaparecer del todo. Y eso significa que el alien sigue rondando por ahí, haciéndose el remolón, simulando que no está para que me confíe pero esperando la menor oportunidad para enseñar los dientes.

Mi plan del lunes consistía en salir a correr y probar cómo respondía mi cuerpo. Un intento suave, ligero, de tanteo. Si no había rastro de dolor podría intentar completar la sesión según el plan de entrenamiento previsto. Y si alguna molestia, por insignificante que fuera, decidía hacer acto de presencia tenía la opción de parar y volver a boxes.

Al final, sin embargo, cambié de opción y pensé que en lugar de salir a intentar correr quizá sería mejor hacer alguna sesión en bici. Y dicho y hecho. Desempolvé el casco del fondo del armario, inflé las ruedas de la bici y comencé a pedalear.

 8db213e2873511e3bf2412329a6f3ed4_8

 

Primer contratiempo. A los cuatro o cinco minutos de notar que algo raro pasaba entre los pedales de la bici las sospechas se transformaron en certezas y la cadena decidió liberarse de la prisión de los piñones y salió volando. Por suerte, estaba todavía muy cerca de casa, así que pude dar media vuelta, colocarla en su lugar y volver a salir.

 IMGP1162 - copia

 

Como medida de precaución estuve durante un buen rato rodando por los alrededores de mi calle y las adyacentes, por si las moscas lo de la cadena se convertía en algo crónico y me pillaba lejos. En ese reducido circuito acabé haciendo, al cabo de un rato, unos tres kilómetros dando vueltas a tres o cuatro manzanas. Incluso algunos vecinos que miraban desde los balcones comenzaron a animarme. Y unos minutos después, viendo que la cadena había aplacado sus ansias de libertad y no volvía a salirse de su circular mundo, me lancé a la aventura: ¡adiós, me voy a hacer kilómetros y que sea lo que la cadena quiera!

 

_IGP5151

 

Y así, cual atrevido explorador en pos de nuevas fronteras, enfilé el camino de las viñas y me dirigí hacia el infinito con el único equipaje … Rollos aparte: que comencé a pedalear. La cosa fue bastante bien. Evidentemente, al no estar realizando una actividad de impacto, las molestias de mi pie era como si jamás hubieran existido. La bici se acabó comportando, más o menos, si entendemos por comportarse el que cada dos por tres emitiera unos extraños, guturales y estrambóticos sonidos. Y por lo demás, pues la verdad es que no puedo quejarme. Unos 13 kilómetros del tirón en poco menos de una hora. Y podría haber hecho algo más, ya que durante la primera parte de la sesión el viento soplaba con bastante intensidad y lo tenía de cara.

Resumen práctica

tiempo por km

En resumen, una buena salida que me permitió descubrir las bondades de disponer de un Plan B: Bueno, Bonito, Barato y, además, en Bici.

El miércoles volveremos al ataque. ¿A pie? ¿En bici? Ya veremos

Y ahora, una porción de la banda sonora del día.

 

 

 

 

 

Anuncios

_IGP8456-CR2 - copia

Día radiante en Coma-ruga. Mañana soleada, algo fresquita, pero con una temperatura ideal para continuar con el tratamiento de correr por fumar. Poca gente por el Paseo de Coma-ruga, básicamente caminantes, ciclistas y algún que otr@ runner. Es decir, pista libre con el mar de acompañante.

Hoy tocaba una sesión dividida en tres partes, la más importante de las cuales era la central, basada en la realización de cambios de ritmo con el objetivo de subir de pulsaciones y aumentar la resistencia. Y el resultado final ha sido más que bueno, ya que no solo he conseguido acabar los deberes, sino que me he permitido el lujo de regalarme una bola extra en forma de un kilómetro más de distancia.

 resumen sesion

Es decir, que mientras la sesión preveía recorrer una distancia de unos 3,5 km, he acabado completando casi 4,5 km. Consecuencias de encontrarme cada vez mejor y con ganas de seguir “tirando millas”.

Otra licencia que me he permitido es la de correr por encima del ritmo previsto durante los períodos en los que tocaba acelerar. Así, mientras que de lo que se trataba era subir hasta los 6,24 min/km en los seis intervalos rápidos de la sesión, en todos ellos he acabado corriendo más rápido, llegando en todos los picos a estar, en algún momento, entre los 4,30 y los 4,10 min/km.

intervalos

Vale, ya sé que en realidad el tiempo durante el que había que mantener ese ritmo era una mierdecilla (20 segundos seguidos de un minuto de recuperación), pero… ¿y lo que me esfuerzo, eh? ¿Acaso eso no cuenta? ¿Eh, eh?

¡Ah! Y además, hoy he alcanzado la mayor velocidad desde que comencé a correr, 3,59 min/km. Hasta ahora, mis mejores registros, en algunas de mis mejores sesiones, estaban en 4,40 min/km y 4,11 min/km (el 2 de enero). Y si hablamos de la San Silvestre del Vendrell, mi punta de velocidad de aquel día fue de… ¡5,08 min/km! Oséase, que yo creo que la mejora es significativa y para estar contento ¿no? ¿eh? ¿eh?

 vueltas

Mañana toca descanso, algo que también le irá bien al alien, que si bien hoy me ha respetado bastante no ha dejado de hacerse presente en algún momento. Y pasado mañana tengo por delante un nuevo reto: volver a completar los 5 km., superarlos hasta alcanzar los 5,30 km. y estar corriendo sin parar durante 40 minutos. ¡Glups!

 Sesión domingo

Pero eso será el domingo. De momento, una porción de la banda sonora de la sesión de hoy.

 

¡Ah! Y no olviden vitaminarse y supermineralizarse.





 

O el alien o yo

alien

Después de algunos días saliendo solo a caminar pero sin poder correr vuelvo a retomar mis sesiones con el punto de mira puesto en el objetivo 10 km. De hecho, mi última sesión fue el día 2 de enero, que ya queda lejos, con unos resultados bastante aceptables que servían para inaugurar con optimismo el 2014.

Pero desde aquel día hasta hoy he estado en dique seco por culpa del alien que habita en mi cuerpo. En nuestra lucha particular creo que de momento gano yo, al menos a los puntos. Cada vez lo noto más lejos de mi anatomía, y al menos me permitió correr la San Silvestre del 26 de diciembre. Después pareció haber encontrado alguna oferta de vacaciones para Navidad porque, durante unos días, no dio señales de vida. Hasta la primera semana de enero, en que decidió regresar para saludarme, felicitarme el nuevo año, preguntarme qué tal las fiestas… en fin, lo típico.

El problema es que no contento con darse una vueltecita por mi cuerpo para echarme en cara que no le he escrito ni una triste postal, parece que ha venido para quedarse durante unos días. Una inesperada visita que me ha obligado a guardar reposo durante todo este tiempo. Hasta hoy.

Y es que hoy he dicho: chaval, hasta aquí hemos llegado. Y he decidido que tras unos días de reposo y un claro retroceso de los dolores, había llegado el momento de probar. Y dicho y hecho. Siguiendo el plan de entrenamiento para los 10 km., he podido completar una buena sesión dividida en tres partes: diez minutos a un trote suave (7,37 min/km), un kilómetro a un ritmo más intenso (6,24 min/km, aunque en algunos momentos he estado incluso por debajo de los 5 min/km) y diez minutos más al ritmo inicial.

 
15-01-2014-Resumen

El resultado final ha sido más que satisfactorio, ya que no solo he podido completar la sesión prácticamente sin molestias, sino que he podido superar varios registros personales y cubrir las tres partes con mejor resultado del previsto.

15-01-2014-Parciales

15-01-2014-Tiempo vuelta

En total, si la sesión indicaba que debía recorrer unos 3,62 km, he acabado haciendo 4,1. Pero además he mejorado:

 – los 12 minutos del Test de Cooper: 2,07 km,

– tiempo en 1 km: 5m 15s

– tiempo en 1 milla: 9m 14s

– tiempo en 3 km: 17m 38s

15-01-2014-Récords

Y qué queréis que os diga. Ver que tus números van mejorando anima un huevo. Y ver que todo esto es gracias a que un día cambié el correr por fumar (o el tabaco por las zapatillas) pues aún más.

Mañana toca descanso. Y el viernes volveremos a la carga. Tanto si al alien le gusta como si no. Es lo que hay.

Y ahora, una porción de la banda sonora del día.

1521962_10201732348727506_132006053_n

Primera sesión del 2014 para ir preparando el nuevo objetivo: los 10 km. En realidad, debería haber estrenado el año ayer mismo, día de Año Nuevo (Vida Nueva, o eso dicen), cuando según el plan de entrenamiento que estoy siguiendo tenía programada una salida de unos 30 minutos a trote suave.

Y aunque tenía unas ganas horrorosas de ponerme las zapatillas (y dejar atrás las cuatro horas de sueño después de Noche Vieja) no me fue posible hacerlo por culpa de unas molestias en el pie derecho. Sí, sí, ya sé que suena a excusa pero es la p…. verdad. Me dolía el pie y me tuve que quedar con las ganas de correr un rato y aprovechar el fantástico día de sol que hacía.

Pero hoy el día ha comenzado de manera diferente. Aunque quedaba una pequeña sombra de dolor de pie he decidido no saltarme la sesión de hoy (mi religión no me permite hacer dos campanas seguidas) y me he dicho: “Va, hacemos un poco de calentamiento a ver qué tal responde el pie. Y según vaya la cosa acabamos de decidir”.

02-01-2014-Objetivos sesion

Y dicho y hecho. Después de unos cinco minutos de trote suave el pie parecía encontrarse bastante bien, y aunque no me ha respondido (entre otras cosas porque los pies no hablan) se ha comportado como un machote.

02-01-2014-Práctica

La sesión ha ido muy bien. Consistía en introducir series muy cortitas en las que intensificar el ritmo. Para comenzar, diez minutos de trotes suave para continuar, después, con las seis series. En concreto, han sido seis acelerones de tan solo 20 segundos cada uno, separados por una recuperación de un minuto entre ellas. Y la verdad es que en las seis me he sentido muy bien físicamente, llegando a hacer todas en tiempos muy inferiores a los que en teoría se pedían.
02-01-2014-Intervalos

Y tras las series, vuelta al trote suave hasta recorrer poco más de kilómetro y medio. En total, una media hora de sesión durante la cual debía recorrer 3,98 km. pero que, finalmente, me han permitido hacer 4,41 km.

Mañana toca descanso, y el sábado volveremos a la carga con la siguiente sesión, y en la que, si todo sale según el guión previsto, toca correr casi 5,50 km., algo que haré por primera vez y que ya estoy deseando hacer.

sesion 04-01-2014

Cosas que pasan cuando dejas de fumar y te pones a correr.

Y ahora, una porción de la banda sonora del día.

bon 2014 copia - copia

“Que las zapatillas os acompañen, y que el 2014 os traiga muchos kilómetros por recorrer.”

Palabras de los Caballeros Jedi antes de participar en “La Carrera de las Galaxias”

DSC_0368-2 - copia   

Mañana, 31 de diciembre, acaba el 2013 y comienza el 2014. Es el momento de repetir una de las más indestructibles tradiciones que conozco: la de formular los buenos propósitos para el año que está a punto de comenzar.

Un nuevo año es como una agenda nueva. Todos los días están impolutos, todo está por hacer, y, en consecuencia, no existen errores ni equivocaciones en el horizonte. Debe ser el instinto de supervivencia del ser humano, pero el caso es que la experiencia de tantos y tantos años sin cumplir lo propuesto o prometido no nos impide el pensar que este año será diferente. Ingenuos.

Pero ingenuos como somos no podemos evitar tropezar una y otra vez en la misma piedra. Y como cada 31 de diciembre, le mandaba un ramito de violetas… ¡perdón, esto no iba aquí! Lo que quería decir, es que como cada 31 de diciembre volveremos a coger un papel en blanco y a escribir lo que, sin duda, el año que viene sí, acabaremos (in)cumpliendo.

Y como yo no quiero ser menos, y justamente soy el menos indicado para dar lecciones sobre el cumplimiento de promesas de fin de año, voy trabajando intensamente en las mías, en esas que pasan de convertirse en ilusionantes propuestas a deprimentes fracasos en cuanto transcurren unos días y no hemos comenzado aún a intentarlas cumplir. Las más típicas: aprender idiomas, apuntarse al gimnasio, cuidar la alimentación, cambiar de vida, no discutir de fútbol ni política, …

Tres meses de correr por fumar

En mi caso, sin embargo, no comienzo tan mal. Hoy hace justo 3 meses dejé de fumar y me puse a correr, y al menos ya he cumplido uno de los objetivos que me propuse: el correr los 5 km. Superado el reto, me planteé uno nuevo, consistente en completar los 10 km., un proyecto para el que me doy unos 3-4 meses de margen pero que hoy mismo he comenzado a preparar.

30-12-2013-Plan semana

30-12-2013-Resumen práctica

30-12-2013-Recorrido-intervalos

Ha sido una sesión dividida en tres partes: dos a un ritmo suave y otra, la central, con una intensidad un poco mayor. El resultado final ha sido bueno, ya que he podido hacer las tres actos a un ritmo superior al que se pedía. Y lo mejor de todo: sintiéndome muy bien físicamente.

Como hecho destacable me he encontrado, al acabar y consultar las estadísticas endomondianas, que la sesión de hoy me había permitido superar tres registros personales:

– mayor distancia recorrida en 12 minutos (test de Cooper): 2 km.

– tiempo en completar 1 km: 5m. 44s

– y tiempo en completar 1 milla: 9m 20s

Cifras que animan a seguir entrenando, pues aún siendo muy discretas indican que el cuerpo va progresando y siguiendo su evolución desde que dejé de fumar y me puse a correr.

30-12-2013-Records personales

Después de la San Silvestre del Vendrell del jueves me tomé tres días de descanso, siendo la de hoy la primera salida que hacía desde entonces. La última del 2013, y la primera del programa de entrenamiento que seguiré durante los próximos meses con un único objetivo: completar los 10 km. Y si todo va bien, me gustaría hacerlo hacia marzo o abril.

Propósitos para el nuevo año que espero cumplir 😀

riuet

Y ahora, una porción de la banda sonora de hoy:

Publicación2

Gran mañana la de ayer con la participación en la 3ª edición de la San Silvestre del Vendrell. Nervios, emoción, incertidumbre, alegría, satisfacción… son algunos de los términos que ayudan a definir las sensaciones vividas. Una vivencia que ha valido la pena puesto que he podido recoger la recompensa a todo el esfuerzo y sacrificio invertidos en los últimos dos meses, y que me han permitido cumplir el objetivo de cubrir los 5 km de la carrera, y hacerlo, además, con un tiempo que ni en el mejor de los casos hubiera imaginado: 30 minutos 27 segundos (tiempo oficial), ó 30 minutos 16 segundos (tiempo real).

Un día que se podría resumir con la imagen que abre este artículo, con dos fotografías separadas por poco más de dos meses de tiempo. Ya sé que es difícil pero juguemos: ¿podéis encontrar las ocho diferencias?  

Amanece (que no es poco)

Con los nervios propios de lo que me tocaba vivir despierto por culpa del temporal de viento que azotaba el litoral mediterráneo. Salgo a la calle para tomar contacto con la meteorología y compruebo que hace sol, pero el vendaval es de consideración, y hasta llego a pensar que igual se suspende la carrera.

Tras un desayuno ligerito me disfrazo de corredor y nos vamos el Biel y yo hacia la zona del circuito, donde ya está todo dispuesto para que tanto los más pequeños como los más grandes puedan dar rienda suelta a sus ganas de correr. El viento, muy presente y molesto, no impedirá que la San Silvestre se celebre.

1477829_694715340560291_153598451_n

Pequeños grandes corredores

Inscribo al Biel (categoría ocho años), recojo mi dorsal (el 4901) y al poco se da la salida para los más pequeños. Un trayecto de unos 600 metros aproximadamente que recorren unos diez niños. Intento aconsejar al Biel: “no salgas a tope, regula, dosifícate…”. Evidentemente, no me hace ningún caso, pero hace un gran papel y termina en cuarta posición.

Biel

Biel 3

¡Glups! ¡Esto va en serio!

Falta poco para el inicio de los 5 kilómetros. Unos 200 participantes en la prueba realizan los últimos ejercicios de calentamiento. Saludo a algún que otro conocido y comienzo a trotar suavemente para desentumecer las piernas. El viento sopla fuerte y se hace muy molesto, pero la gente continúa a lo suyo. Por un momento pienso “Dios mío, ¿qué hago aquí?” al encontrarme ante tanto corredor de verdad, tengo un principio de ataque de pánico y me entran ganas de salir corriendo. Total, ya llevo el uniforme necesario. Pero hago de tripas corazón y permanezco allí, como un machote, solo ante el peligro. Tiruriruríiii…

 IMG_8037

Corredores, cuenta atrás”, dice el spiker por megafonia y todos comienzan a ocupar posiciones para la salida, y ahora sí que me acojono de verdad y grito un “¡¡¡Mamaaaaaaaaa!!! que o bien nadie escucha o bien a nadie le importa. Y yo, tímido como soy, prefiero quedarme de los últimos, no vaya a ser que moleste y mi lentitud acabe provcando la caída de alguno de los que corren en serio. Tres, dos, uno… y ¡adelante!

IMG_8046

IMG_8061

Kilómetro 1: toma de contacto

El grupo sale despavorido, excepto los que ocupamos el furgón de cola. He seguido el consejo que de pequeño me daban a menudo: “Hijo, en las concentraciones multitudinarias, intenta no molestar”. Y eso es justamente lo que he hecho. Me he situado el último deliberadamente, con premeditación y alevosía, con el objetivo de evitar la tentación de intentar seguir el ritmo de los que ocupaban la parrilla de salida.

Aunque confiaba en mis fuerzas, no quería arriesgarme a salir más espitoso de la cuenta y acabar abandonado en una cuneta al poco de comenzar la carrera. Finalmente, mi estrategia ha sido la acertada, y durante el primer kilómetro me he limitado a correr con un trote suave, a mi ritmo, casi casi a la altura del coche escoba.

IMG_8063

IMG_8060

Pero la novedad de la participación en una carrera, el cruzarte y saludar a la familia que estaba allí mismo, el ver cómo los auténticos corredores ya encaraban el segundo kilómetro cuando yo aún no había completado la mitad del primero, el ir pendiente de unos corredores que iban delante de mi y parecían llevar un ritmo adecuado para mis intereses y capacidades, y la preocupación por las rachas de viento que de vez en cuando intentaban sacarme del carril han sido distracciones suficientes para completar los primeros mil metros sin apenas darme cuenta.

Y con el depósito de combustible en buenas condiciones.

IMG_8066

Kilómetro 2: no vamos mal, pero ahora viene uno de los peores tramos

Enfilamos el segundo kilómetro conservando el ritmo del primero. Como hoy he corrido sin música no he podido evitar comenzar a tararear la canción “Corre, corre” de Leño (“corre corre corre que te van a echar el guante”), una melodía que contrarrestaba con el mantra “tranqui chavalote y no te embales, que todavía no has cubierto ni la cuarta parte del recorrido. Y sobre todo no hagas el ridículo, que por aquí hay gente que te conoce”.

IMG_8070

IMG_8081

Poco a poco el grupo se ha estirado, y en el furgón de cola nos hemos quedado únicamente aquellos que, más o menos, conservaríamos esa posición hasta el final. El recorrido, habiendo dejado ya atrás a familiares, amigos y otros espontáneos se ha hecho más solitario, con el agravante, en determinados momentos, de las rachas de viento que azotaban con furia. Así, no sin esfuerzo, he conseguido superar el segundo kilómetro, y entrar en otro de los tramos conflictivos, el tercer kilómetro.

IMG_8084-cr

Kilómetro 3: ¿qué hace un carca como tú en un sitio cómo este?

La mayor parte del tercer kilómetro transcurre por calles paralelas al Paseo Marítimo de Coma-ruga por el interior. En este tramo en concreto apenas había público, y el viento continuaba siendo muy molesto. Me he acordado entonces de “La soledad del corredor de fondo”, de Alan Sillitoe, una de las grandes obras de la literatura inglesa del siglo XX, y he pensado que debía ser algo similar a eso: un entorno desapacible, una distancia por delante, y la incertidumbre respecto a los dos kilómetros que en aquellos momentos eran todo mi porvenir y mi futuro más inmediato.

Pero justo entonces, cuando atravesaba la peligrosa fase de reflexiones pseudo-filosóficas he descubierto que estaba ya a tan solo a unos cien metros de encarar el tramo del paseo marítimo, paralelo al mar, y por donde discurrían los dos kilómetros finales.

Kilómetro 4: dos maratonianos me animan

Ver el mar y pisar el territorio en el que tantas veces he salido a correr ha sido como un cargamento extra de combustible. Físicamente me ha sorprendido lo bien que me sentía al terminar el tercer kilómetro. He conseguido mantener mi ritmo pausado, aunque un vistazo al Endomondo me ha chivado que mi promedio era de unos 6 minutos por kilómetro, es decir, más rápido de lo que había ido nunca.

Como iba en el radio de influencia de un grupito de corredores con un ritmo similar al mío, y me encontraba bastante cómodo y entero físicamente, he decidido mantener ese promedio.

En cuanto he comenzado a correr junto al mar, sabiendo que ya solo me quedaban dos kilómetros para completar los cinco del recorrido he tenido la firme convicción que la San Silvestre sería mía. Y más aún cuando he recibido los ánimos de dos maratonianos: uno, el Pere Sallent, al cruzarme con él en uno de los tramos con vía de ida y vuelta. Y el otro, Ignasi Forcada, que desde el balcón de su casa me ha visto, me ha soltado cuatro gritos interesándome por mi estado y me ha animado a seguir adelante.

Y así, casi sin darme cuenta, he cubierto otro kilómetro, el cuarto, encontrándome muy bien físicamente y ya con la satisfacción del deber cumplido.

IMG_8089

Kilómetro 5: pies ¿para qué os quiero?

El último kilómetro ha sido ya una delicia. Lástima del viento, que continuaba haciendo de las suyas y obligaba, en algún tramo, a buscar el resguardo de la pared. Al margen de eso, viendo ya la meta en lontananza, y satisfecho como estaba no solo de estar a punto de completar los cinco kilómetros, sino de hacerlo sin apenas haberme fatigado, sin sensación de cansancio o asfixia, todo ha sido ya coser y cantar… digo correr y cantar.

IMG_8109

26-12-2013-San Silvestre

Incluso viendo que ya estaba a punto de acabar me he permitido el lujo de subir el ritmo y acelerar hasta entrar en meta, un sprint en solitario (bueno, a cualquier cosa le llaman sprint) pero que el cuerpo me pedía, y que me ha llevado a correr el último kilómetro en… ¡¡¡5 minutos 14 segundos!!!

26-12-2013-San Silvestre promedio

1525191_694774367221055_2079478348_n

IMG_8115

IMG_8116

Conclusión

Ha sido una gran jornada. Después de los días de hospital, de los dolores de piernas, del tiempo invertido en salir a caminar y después empezar a correr desde cero, de los madrugones y las carreras por la playa de madrugada, hoy ha tocado recoger el fruto de lo sembrado.

He llegado en el puesto 177 de 197 participantes. Es evidente que, visto así, no es una gran clasificación. Pero para mí sí lo es. Y más aún si pienso en el tiempo realizado: 30 minutos y 26 segundos, cuando estaba convencido de que no sería capaz de bajar de los 35 minutos como mínimo. Y, sobre todo, si pienso en dónde me encontraba hace apenas un par de meses.

diploma

Clasificacion

Completar los 5 kilómetros ha significado conseguir un objetivo, superar un reto. Cerrar una etapa y abrir otra, porque a partir de ahora de lo que se trata es de consolidar esa distancia y comenzar a entrenar para alcanzar otra: los 10 kilómetros. Poco a poco. Pas a pas.

También ha sido un placer correr esta San Silvestre, y es de justicia felicitar a los organizadores (Runners del Vendrell y Patronat d’Esports del Vendrell) por el esfuerzo realizado, por la organización de la prueba, por la amabilidad mostrada en todo momento pese a las dificultades del día (un viento muy muy muy molesto que lo hacía volar todo), los ánimos de los voluntarios situados en los diferentes puntos de la carrera… Una organización, en resumen, que se merece un gran aplauso.

IMG_8119

IMG_8124

En fin, una gran San Silvestre que espero volver a repetir el próximo año. En este enlace encontraréis una recopilación de fotografías.

Y, por supuesto, no quiero dejar de agradecer al tabaco el que me haya permitido vivir un día como este.

“Cosas que pasan si dejas de fumar y te pones a correr”

Y ahora, una porción de la que habría sido banda sonora de hoy.

TICs y Formación

Blog personal de Alfredo Vela , en él encontrarás información sobre Social Media, Marketing, Formación y TICs, sobre todo en formato de infografía.

loqueveomientrascorro

Lo que veo y que tú deberías ver también.

BLOGMALDITO RUNNING PUB

RUNNING PARA ADICTOS DESDE BARCELONA HACIA EL INFINITO

SIEMPRE CORRIENDO

El blog oficial de todos los que corremos

RUNNERS TARRAGONA

I RUN DO YOU?

De Vago a Runner

Los vagos también pueden correr...

De fumador a triatleta.

20/01/2010 el día de un gran reto. En el futuro...muchos más.